Sustentabilidad Net - Zero

¿QUÉ ES EL CERO NETO Y CÓMO LOGRARLO?

Jun. 4 2021

El efecto invernadero es el problema más urgente de nuestro tiempo pues incide en el cambio climático. El compromiso de reducir las emisiones de carbono es una de las estrategias útiles y demuestra la responsabilidad y el liderazgo medioambiental. Sin embargo, es mucho más fácil decirlo que hacerlo.

¿Cuál es la diferencia entre carbono neutro y cero neto?

A medida que el cambio climático ha ascendido en la agenda de los líderes empresariales, también lo ha hecho el concepto de neutralidad de carbono. Esto significa lograr un resultado final de cero emisiones de carbono para una empresa, sitio, producto, marca o evento midiendo primero, luego reduciendo sus emisiones en la medida de lo posible y luego compensando las emisiones restantes con una cantidad equivalente de emisiones evitadas o compensadas. Esto se puede lograr comprando suficientes créditos de compensación de carbono para compensar la diferencia.

  • Haciendo mediciones de las emisiones
  • Reduciendo las emisiones en la medida de lo posible
  • Compensando las emisiones restantes

Por el contrario, el cero neto es un objetivo más ambicioso que se aplica a toda la organización y su cadena de valor. Esto significa reducir las emisiones indirectas de carbono desde los proveedores hasta los usuarios finales, una hazaña compleja en un mundo en el que las empresas no controlan toda su cadena de valor.

Los detalles sobre cómo las empresas pueden contribuir al objetivo global de cero emisiones netas han sido formulados por la iniciativa Science Based Targets, junto a su campaña Race to Zero. El enfoque de las emisiones residuales también es diferente, siendo esencial la eliminación activa de carbono de la atmósfera para lograr cero emisiones netas a largo plazo.

¿CÓMO LOGRAREMOS el CERO NETO?

La adopción generalizada de objetivos netos cero en todo el mundo es un factor importante en la acción climática. El Acuerdo de París busca mantener el aumento de la temperatura global muy por debajo de los 2 ° C y continuar los esfuerzos para mantenerlo en 1,5 ° C. Mientras tanto, la investigación ha demostrado que para evitar los peores impactos climáticos, las emisiones de carbono deben reducirse a la mitad para 2030 y llegar a cero neto a mediados de siglo.

    A nivel nacional, alcanzar el cero neto requiere grandes reducciones en las emisiones de los negocios como de costumbre, con la eliminación de emisiones de carbono atmosférico. Algunas de las economías más grandes del mundo, incluidos Japón, el Reino Unido y Francia, han establecido un objetivo neto cero para 2050, y la UE ha puesto el objetivo en el centro del Pacto Verde Europeo.

    En un contexto corporativo, la definición de trabajo de cero neto generalmente se acuerda como un estado en el que las actividades dentro de la cadena de valor de una empresa no generan un impacto neto en el clima por las emisiones de carbono. Esto implica establecer y perseguir un objetivo basado en la ciencia alineado a 1,5 ° C para las emisiones en toda la cadena de valor con la eliminación permanente de una cantidad igual de emisiones de carbono de la atmósfera para neutralizar las emisiones restantes difíciles de eliminar (y solo aquellas).

    Más información de certificación de sostenibilidad

    OBJETIVOS A nivel MUNDIAL

    Para que el mundo logre cero neto dentro del plazo establecido por el acuerdo de París, las políticas, la tecnología y el comportamiento deben cambiar en todos los ámbitos. Se proyecta, por ejemplo, que las energías renovables deben representar del 70 al 85% de la electricidad mundial para 2050. También es fundamental que reconsideremos cómo alimentamos el transporte y que mejoremos la eficiencia de la producción de alimentos. La inversión en energías renovables como la energía solar y eólica es un eje, al igual que el desarrollo de técnicas de eliminación y secuestro de emisiones.

    Si bien la reducción de las emisiones debe ser, por supuesto, nuestro objetivo, la eliminación de dióxido de carbono sigue siendo necesaria actualmente en sectores en los que alcanzar cero emisiones es particularmente difícil, como la aviación. La eliminación se puede lograr de varias maneras, desde enfoques naturales como la restauración de bosques y el aumento de la absorción de carbono por el suelo hasta soluciones tecnológicas como la captura y el almacenamiento de aire directo.

    ¿QUÉ NECESITAN HACER LAS EMPRESAS?

    Las empresas que buscan alcanzar un objetivo neto cero deben adoptar un enfoque múltiple. Tienen que reducir las emisiones de carbono de las operaciones, gestionar las reducciones internas y de la cadena de suministro y compensar las emisiones difíciles de evitar a corto plazo. Esto comienza con datos precisos: para reducir las emisiones, primero es necesario comprenderlas. Además, las empresas responsables deben asegurarse de proporcionar informes de datos precisos, completos y objetivos para comunicaciones transparentes y verificadas.

    Para ir más allá de la neutralidad de carbono y llegar a cero neto, las empresas también deben ampliar su forma de pensar sobre el carbono. El Protocolo de gases de efecto invernadero clasifica las emisiones de carbono en tres ámbitos.

    Objetivos a nivel corporativo

    • Emisiones directas de fuentes propias o controladas, incluida la combustión de combustible en el sitio, como en calderas de gas, vehículos de flota y aire acondicionado.
    • Emisiones indirectas, incluidas las de la generación de electricidad, calor, refrigeración y vapor compradas y utilizadas por la organización.
    • Las demás emisiones indirectas que ocurren en la cadena de valor de una empresa. Son las más difíciles de rastrear y controlar, pero generalmente representan la mayor parte del inventario de emisiones de una empresa. Se asocian a proveedores, viajes de negocios, adquisiciones, desechos y la fase final de vida útil de los productos y servicios.

    TRES ALCANCE DE LAS EMISIONES DE CARBONO

    • Alcance 1 cubre las emisiones directas de fuentes propias o controladas, incluida la combustión de combustible en el sitio, como en calderas de gas, vehículos de flota y aire acondicionado. El
    • Alcance 2 cubre las emisiones indirectas, incluidas las de la generación de electricidad, calor, refrigeración y vapor compradas y utilizadas por la organización.
    • Alcance 3 incluye todas las demás emisiones indirectas que ocurren en la cadena de valor de una empresa. Estos son los más difíciles de rastrear y controlar, pero generalmente representan la mayor parte del inventario de emisiones de una empresa, que cubre las asociadas con proveedores upstream, viajes de negocios, adquisiciones, desechos y agua y el uso y las fases de final de vida útil de los productos y servicios. ellos producen.

    La mayoría de las empresas actualmente solo consideran los dos primeros, pero existen muchas ventajas de medir los 3 alcances de las emisiones.

    ¿Qué logran las empresas con el cero neto?

    Las empresas pueden identificar puntos críticos de emisión en su cadena de suministro y evaluar a los proveedores en cuanto a sostenibilidad, identificar oportunidades de eficiencia energética y reducción de costos, y comprometerse positivamente con proveedores y personal para ayudar a reducir las emisiones. También pueden encontrar formas de influir en el comportamiento del cliente o preparar el final de la vida útil del producto, por ejemplo, trabajando con minoristas y distribuidores en programas de devolución.

    Entonces, de manera crucial, para lograr un objetivo neto cero, las empresas están obligadas a comprender y reducir las emisiones en los tres ámbitos. Esto representa otra diferencia importante con respecto a la neutralidad de carbono: para convertirse en carbono neutral, una empresa sólo debe preocuparse por los alcances 1 y 2; Se recomienda el alcance 3, pero no es obligatorio.

    ¿CÓMO PUEDE AYUDAR BUREAU VERITAS?

    Bureau Veritas apoya a las empresas responsables proporcionando auditorías y verificación de los esfuerzos de las empresas para mitigar el impacto del cambio climático. Verificamos los inventarios / huellas de carbono e informamos sobre el progreso hacia los objetivos netos cero. También validamos y verificamos iniciativas de compensación y remoción, demostrando la legitimidad de los créditos de carbono. Nuestros expertos también pueden verificar las afirmaciones de prácticas comerciales neutrales en carbono, proporcionando verificación y certificación de terceros para varios estándares.

    Los objetivos netos cero comienzan con un anuncio y siguen con el logro. Sin embargo, ninguna empresa debe subestimar la importancia del paso adicional de verificación si desea comunicar sus esfuerzos de manera transparente y precisa, generando así la confianza de las partes interesadas y salvaguardando los beneficios para la reputación de su contribución a la reducción del cambio climático.

    Nota: En este artículo, usamos "carbono" para referirnos a la canasta de gases de efecto invernadero que introdujo por primera vez el Protocolo de Kyoto [La canasta de gases de efecto invernadero (GEI) de Kyoto incluye dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O ), hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC), hexafluoruro de azufre (SF6) y trifluoruro de nitrógeno (NF3)]. Estos GEI generalmente se agregan y miden en toneladas de equivalencia de dióxido de carbono (tCO2e para abreviar) en términos de su capacidad relativa para causar calentamiento atmosférico.